Gonzálo Auil Galindo

Por
abril 6, 2015

Gonzalo es un caso atípico dentro de los Ingenieros Comerciales:
El año pasado volvió a Chile después de más de 15 años viviendo en el extranjero y recorriendo más de 50 países para desarrollar su nuevo proyecto denominado Natida, que mezcla la sociología y el marketing. El proyecto de innovación socio-cultural se adelanta a una naciente tendencia mundial de restauración valórica y será lanzado en 2017.
Ingresando a la facultad en 1993, se recibió en 1998 en medio de la crisis asiática. Decidido a aceptar el primer trabajo disponible, se trasladó a Copiapó para trabajar en la minera Mantos de Oro como ingeniero de gestión. A 3.900 metros de altura, tuvo la primera inspiración que guiaría el resto de su carrera, al ser el primero en crear un sistema híbrido de Leasing para vehículos livianos que fue presentado directamente a los dueños canadienses para su implementación en Chile y el extranjero.
Gonzalo señala: “Nunca me atrajo la posibilidad de hacer carrera en una empresa. En ese tiempo pensaba que el hecho de titularme de ingeniero comercial, me daba un pasaporte para crear negocios sin depender de nadie. Sin embargo, había un costo asociado, y era el hecho de que tenía que ir contra la corriente, generando mi propio sueldo, y aceptando un perfil más cercano al emprendedor que al de ingeniero”
En el año 2000 con los ahorros generados por el paso en la minera, decide ir a probar suerte a Nueva York, para aprender del mundo de las finanzas y explorar nuevas oportunidades de negocio. Al cabo de un año tomó la representación comercial de inversores eléctricos de última generación para la electrificación rural en toda Latinoamérica.
“Como anécdota, recuerdo que gestioné la venta de los productos en Cuba, pero los mismos no se podían ingresar debido al embargo imperante en la isla. Me tomó tres meses y mucho esfuerzo, poder ingresar los productos en forma legal dentro de un barco de ayuda médica sueco”.
El próximo paso estaba al otro lado de la Cordillera. En el año 2002 se radica en Buenos Aires. Junto a unos socios norteamericanos, creó el primer City Magazine para la capital argentina llamada Buenos Aires Metrópolis. Dicha revista era distribuida en Argentina, Uruguay y los Estados Unidos.
“Metrópolis fue un emprendimiento social y de negocios. Fue mi “MBA” en marketing al ser dueño de mi propio medio en un país con un mercado publicitario sumamente competitivo. Más que la revista, me atreví a crear un medio impreso definiendo el target de los “treintañeros”, algo que nunca que se había hecho antes. Recuerdo que la recepción fue espectacular entre los argentinos. Creé una serie de secciones que fueron rápidamente copiadas en varios medios de Latinoamérica y realice varios eventos en Miami y Nueva York para la comunidad argentina residente en los EE.UU.”
En el año 2009 decide radicarse en Austria para desarrollar un nuevo proyecto. Esta vez el desafío era más grande; cambiar el combustible fósil de los automóviles por un combustible limpio, el hidrógeno. Se unió a una pequeña empresa de tecnología argentina llamada Alset, con el desafío de llevarla a ser una empresa líder de tecnología de combustión de hidrógeno. Para eso, tendría que dejar Sudamérica una vez más.
“Recuerdo que llegué a Austria en pleno invierno. Los primeros meses viví en un hotel al lado de un cementerio. Cada mañana me despertaba y me asomaba por la ventana con menos 15 grados bajo cero, a mirar como los cuervos recogían semillas entre la nieve y las tumbas. Era un escenario tétrico por decir lo menos, pero motivador para poder cumplir el objetivo que me había trazado.”
Durante los próximos años desarrolló la empresa en forma íntegra, armando una estructura holding en Holanda y centrando las operaciones en Austria. A su vez confeccionó un equipo con los mejores ingenieros mecánicos especialistas en termodinámica de Austria y Alemania, ayudando a desarrollar varias patentes. En 2013 y junto con el fabricante de autos de lujo británico Aston Martin, lideró el desarrollo de un vehículo a Hidrógeno para competir en la carrera “24 horas de Nürburgring” en Alemania. Fue la primera vez que un vehículo libre de emisiones de carbono, competía en una carrera oficial y a más de 300 km/h. Dicho proyecto fue galardonado con el premio “Powertrain of the Year 2013” (Sistema de Propulsión del año 2013) otorgado por la asociación Professional Motosport World, PMW.
“El hidrógeno es el combustible del futuro. El sol está compuesto de hidrógeno, está presente en el agua y se puede almacenar. Es solo cosa de tiempo para que sea utilizado en forma masiva. Espero haber contribuido con un granito de arena para lograr ese propósito”
Como señalamos al comienzo Gonzalo está radicado en Chile enfocado 100% en su proyecto Natida, del cual sí adelantó algo a Alumnic y podemos adelantar que es un GRAN PROYECTO, le deseamos éxito en lo que se viene.

Etiquetas: